Ingresa una palabra clave

lunes, 27 de marzo de 2017

Reseña: Las máscaras de porcelana - Rubén Falgueras Pradas



"Andrea Harris es una prometedora policía de Nueva York, trasladada a España cumpliendo una nueva legislación que aboga por la globalización de los cuerpos de seguridad mundiales. En su primer día de estancia conocerá a su nuevo compañero, Nabar Balder, un detective fuera de la ley cuyos métodos son muy cuestionados. El aviso de un macabro asesinato hallado en La Sagrada Familia de Barcelona dará comienzo a una investigación en la que nada será lo que parece".


Si me siguen desde hace tiempo ya sabrán que los thrillers y las novelas policíacas se encuentran entre mis favoritas. Entre tantas opciones muchas veces es complicado encontrar historias que te atrapen. Afortunadamente siempre cabe la posibilidad de que existan propuestas frescas e interesantes, y una de ellas sin duda es este libro.

Andrea es una chica de veintiséis años que se desempeña como policía en la ciudad de Nueva York, al menos hasta que la nueva iniciativa de colaboración internacional la lleva a ser requerida en Barcelona.
La ciudad española la recibe con un caso muy alejado de lo que está acostumbrada y que pone a prueba sus capacidades. Un asesinato con tintes políticos y que esconde mucho más de lo que unos ojos inexpertos como los de Andrea pueden ver en primera instancia.
Para la resolución del caso tendrá como compañero al excéntrico Nabar Balder, quien a su vez reunirá un equipo de lo más diverso conformado por una ex-asesina, un par de detectives veteranos, una experimentada forense, entre otros. A pesar de los métodos poco ortodoxos de Nabar, Andrea se tendrá que adaptar si quiere atrapar al culpable.

La historia está narrada en primera persona por Andrea, salvo algunos capítulos en los que ella no participa de manera directa. El autor logra engancharte desde el principio con una forma de escribir sencilla y un ritmo fluido. El lenguaje utilizado es amigable, aunque en ocasiones nos encontramos con conceptos de índole política que pueden resultar ajenos para quienes no están familiarizados con el tema.

La trama es interesante y está muy bien desarrollada, realmente se siente una continuidad, un avance sin estancarse en momentos tediosos. Las descripciones, tanto de los escenarios como del caso en sí, son muy completas sin llegar a ser pesadas, o en el caso de los asesinatos, son explícitas sin llegar a lo grotesco, lo que facilita que sigamos la historia sin sentirnos perdidos.
El misterio comienza desde los primeros capítulos y el autor lo consigue mantener hasta el final, página tras página te invita a seguir leyendo esperando desvelar los secretos y descubrir al culpable, cuya identidad se mantiene muy bien oculta.

La historia es buena, pero sin duda uno de los aspectos más destacados del libro son sus personajes. En este género es común encontrar protagonistas de mediana edad, con un largo camino recorrido, y no es que sean malos, pero se agradece que se varíe de vez en cuando. En éste caso tenemos a personajes que en su mayoría no pasan de la treintena pero no por ello menos capaces. Por un lado Andrea tiene ese aire de policía de serie estadounidense, buscando hacer siempre lo correcto y rindiendo cuentas a sus superiores, pero sobretodo comprometida con su trabajo. Nabar es esa clase de personaje que a pesar de su arrogancia y de no siempre utilizar los métodos más adecuados, tiene ese toque de genialidad que lo vuelven interesante de leer. El resto de personajes no están mal; sin embargo, y es algo que por desgracia no me gusto mucho, es que se sienten un poco planos y en algunos casos se sienten desaprovechados o sus capacidades no son tan puestas de manifiesto a pesar de que cuando se nos presentan se habla de ellas. Al final la única que brilla por sus habilidades es Nakamura, la forense del equipo, mientras que el resto participa en algunos momentos, pero no se siente una diferencia marcada o que sus acciones no hubieran podido ser llevadas a cabo por cualquier otro miembro.

Hubo otro aspecto que considero pudo ser mejor, y es que, como ya dije al principio, la historia engancha y el desarrollo es atractivo, pero no percibí obstáculos importantes para resolver el caso y por el contrario todo parece funcionar para el equipo. Me habría gustado verlos sorteando dificultades mayores.
El epílogo deja abierta la posibilidad para que Andrea y compañía sigan trabajando juntos, así que espero que en entregas posteriores, en caso de ser escritas, el autor nos regale casos que desafíen mas allá a los protagonistas.

En conclusión, Las máscaras de porcelana es una propuesta fresca y atractiva para todo aquel que disfrute de un buen misterio acompañado de encantadores protagonistas. A pesar de ser la novela debut del autor, no existen fallas importantes que impidan disfrutarla, por el contrario se trata de una lectura sumamente recomendable y que en lo personal he disfrutado mucho.

¿Te gustan esta clase de historias? Cuéntamelo en los comentarios.

4.5/5 Muy bueno



2 comentarios:

  1. Holaa!! pues este género no es lo mío, aún así no descarto leer algo así en un futuro y me llevo este libro apuntado. Me alegro que te haya gustado y lo hayas disfrutado tanto:3

    Blessings!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, es uno de los libros que tengo pendientes, me ha interesado la reseña, muy pronto lo leere, me quedo por aquí, un saludo

    Te sigo ya, desde;

    http://irresistibleleer.blogspot.mx

    ResponderEliminar

Tu opinión es muy importante, me encanta leer tus comentarios.
Por favor no arruines la trama con spoilers, recuerda que habrá personas que aún no hayan leído algunos libros.

Sígueme por e-mail